RFID. La tecnología de las grandes marcas que nació en la II Guerra Mundial

RFID, la tecnología de las grandes empresas

La tecnología RFID permite optimizar al máximo la cadena de suministro, la logística, controlar el stock de tu organización y la gestión del inventario. Y todo ello repercute en una mejora de la eficiencia de tu empresa, de la experiencia del proceso de compra, el incremento de las ventas presenciales y online y en la reducción de los gastos. El uso de las soluciones RFID se ha extendido entre grandes marcas de retail, centros de atención sanitaria y diversos sectores industriales, cuyos responsables probablemente se hayan preguntado alguna vez cómo sobrevivían antes sin ella. 

El aliado de grandes marcas, y no solo

Efectivamente, la tecnología RFID ha facilitado mucho el día a día de grandes marcas e industrias. Los gigantes del textil, por ejemplo, han encontrado en esta tecnología de identificación por radiofrecuencia un gran aliado para responder a las demandas de un consumidor muy activo, cambiante y diverso. 

En Bionix Technologies, sin embargo, creemos que no hace falta ser un gigante para sacar rendimiento a la tecnología RFID. Por eso disponemos de soluciones adaptadas a todos los tipos de negocios; desde un pequeño comercio o una farmacia hasta una instalación industrial.

¿Cómo surge la tecnología RFID?

Quizás la mayor muestra de la versatilidad de la tecnología RFID sea conocer su origen. Estemos poco o muy familiarizados con ella, tenemos la sensación de que la tecnología de identificación de productos por radiofrecuencia es muy reciente. Pero en realidad lleva unas cuantas décadas entre nosotros. Al menos, en sus primeras aplicaciones, mucho más primitivas y menos desarrolladas que las de hoy, pero con la misma base tecnológica.

El uso a gran escala de la tecnología RFID tiene su germen en la Segunda Guerra Mundial. Gran Bretaña inventó en 1939 el transpondedor de IFF, un dispositivo que el bando aliado instaló en sus aviones para diferenciarlos de los del enemigo. Como ves, y como casi todos los inventos, la primera versión del RFID surgió de la necesidad. 

RFID y su origen en la II Guerra Mundial

Desde el inicio de la guerra, ambos bandos desplegaron aviones bombarderos sobre la zona enemiga e instalaron radares para detectar la llegada de los enemigos y poder reaccionar. El problema es que los radares no diferenciaban entre un avión enemigo y uno propio, que volvía del combate. El transpondedor de IFF, instalado en la flota de bombarderos, dio la solución.

La tecnología RFID es la versión mejorada de ese primer dispositivo pero como tal, la primera etiqueta o transpondedor RFID no fue patentada hasta 1973. Antes de ello, sin embargo, ya hubo antecedentes de uso comercial que algunas empresas utilizaron en los años 60 como sistema antirrobo.

¿Qué es RFID y cómo funciona?

Así que, ¿Qué es RFID? ¿Y cómo funciona esta tecnología? RFID son las siglas en inglés del término Identificación por radiofrecuencia, pero eso es lo que permite esta tecnología. La definición de RFID es: Una tecnología que permite almacenar y recuperar datos en etiquetas, tarjetas o transpondedores que identifican un objeto del mismo modo que un código de barras o un número de serie único y transmiten esa información por radiofrecuencia.

Sí, hemos citado los códigos de barras, hoy popularizados junto a lo QR, pero ¿qué hace diferencial al RFID? Entre otras muchas cosas, a diferencia del sistema de lectura de códigos de barras y QR, con infrarrojos, con las etiquetas RFID no es necesario que exista visión directa. Es decir; contacto, para la lectura. Las etiquetas RFID son pequeños dispositivos, tanto que pueden ir adheridos a la etiqueta de una prenda de ropa, o incorporarse incluso a animales o personas. Llevan una pequeña antena instalada que permite recibir y responder a peticiones de información desde un emisor o receptor a través de radiofrecuencia.

RFID y logística

Pero otra de las grandes ventajas sobre otro tipo de sistemas de identificación es el volumen de información que permite incorporar en su chip, de ahí que tenga tantas posibles aplicaciones en distintas organizaciones y diferentes sectores. Además, los sistemas RFID permiten leer etiquetas de forma masiva y al mismo tiempo, lo que facilita enormemente la gestión de inventarios, por ejemplo.

¿Qué componentes básicos necesita esta tecnología?

  • Etiquetas inteligentes que almacenan en un chip, con una memoria de hasta millares de bytes, toda la información codificada del objeto o artículo que se pretende identificar.  Están provistas de una antena para enviar esa información por radiofrecuencia a los lectores RFID.
  • Lector RFID. Son los dispositivos que permiten la lectura de la información contenida en la etiqueta RFID mediante ondas de radiofrecuencia y su transmisión al sistema de procesamiento de datos Middleware RFID. Cuando capta una señal de una etiqueta, extrae la información y la envía.
  • Middleware RFID o sistema de procesamiento de datos permite almacenar y gestionar los datos recogidos por el lector y transmitirlos a los diferentes programas de gestión de la empresa u organización, como puede ser el SGA o el ERP.

Esta es la tecnología básica en la que se apoya el funcionamiento de la tecnología RFID, pero en función de las necesidades de tu organización o empresa, puedes precisar de diferentes y más o menos dispositivos. En Bionix Technologies disponemos de todo tipo de soluciones RFID, adaptadas a cada situación. Porque en Bionix Technologies trabajamos por la democratización de la tecnología, y nada nos gusta más que encontrar la solución más eficiente y personalizada para nuestros clientes.

RFID. Solución de comercio electrónico

Soluciones RFID

Y si esta tecnología tiene su origen en 1939, ¿Por qué la generalización de su uso con fines empresariales es tan relativamente reciente? Buena parte de la explicación está en la reducción de costes de la tecnología y sobre todo, en la creación, en 1999, del  laboratorio de identificación automática (Auto-ID Lab) en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT). Este laboratorio permitió crear una solución basada en la tecnología RFID y combinada con otras para generar etiquetas capaces de almacenar en un microchip un código electrónico de producto (EPC) único para cada objeto. 

Grandes empresas del sector retail vieron enseguida las ventajas de la tecnología y la incorporaron a sus cadenas de suministro, como Inditex, que en 2016, desarrolló su propio sistema RFID. ¿Y tú? ¿Tienes claro cuáles son esas ventajas? Te anticipamos algunos de los resultados que somos capaces de conseguir en Bionix:

Bionix en cifras

Si quieres revolucionar tu cadena de suministro y la rentabilidad de tu empresa, echa un vistazo a nuestras aplicaciones para Retail, Salud o para la industria y descubre el universo Bionix Technologies