El papel de la tecnología RFID en la automatización industrial

automatización-industrial

El término automatización industrial es clave en la actualidad para mejorar las posibilidades de las empresas. Cada vez más compañías de todos los tamaños y sectores aplican diversas tecnologías para automatizar la cadena de suministro.

Si quieres saber más información sobre la automatizacion de procesos industriales, en Bionix Technologies tenemos las respuestas que necesitas y las mejores soluciones para tu empresa. ¡Descúbrelas!

¿Qué es la automatización industrial?

Cuando hablamos de automatización industrial nos referimos a la aplicación de diversas tecnologías para controlar y monitorizar los procesos industriales, de manera que podemos reducir la intervención humana y aumentar la cantidad de datos que recopilamos en los procesos para optimizarlos.

La automatización de procesos industriales implica mejorar los tiempos de ciclo, la productividad, la calidad del proceso de producción y la competitividad de la empresa. Trabajar este último aspecto es de gran relevancia en un momento en el que cada vez nos encontramos con más competidores.

La globalización ha favorecido las importaciones y exportaciones de productos, convirtiendo el proceso de automatización en un elemento clave y diferenciador para seguir siendo competitivo y eficiente respecto a tus competidores.

¿Cómo funciona la automatización industrial?

Para llevar a cabo un proceso de automatización industrial es necesario aplicar diversas tecnologías, dependiendo de las necesidades de cada empresa o del nivel de automatización que quieran alcanzar.

El objetivo de la automatizacion de procesos industriales es realizar procesos repetitivos y que puedan cumplirse correctamente de manera más autónoma. También busca mejorar los tiempos de ciclo de producción de un artículo, permitiendo producir más en menor tiempo, minimizando los errores. Sin la intervención humana y con los datos recopilados, los productos son más uniformes entre unos lotes y otros.

Tipos de automatización industrial

Existen tres tipos de automatización de procesos industriales:

  1. Automatización fija. Cuando contamos con grandes volúmenes de producción de piezas idénticas. Este tipo de automatización, tiene costes muy bajos, pero no contempla nuevas configuraciones para la producción de productos diferentes, lo cual representa un gran problema en el momento en el que el producto se convierta en obsoleto o la pieza que se esté fabricando tenga que sufrir modificaciones de diseño.
  2. Automatización programable. Este modo de automatización está relacionado con la producción de volúmenes bajos. La posibilidad de reconfigurar y reajustar las máquinas y el software permite personalizar nuevas series de personalización.
  3. Automatización flexible. Es un híbrido entre los otros dos tipos de automatización industrial, con sus respectivas ventajas. La cadencia de producción es asimilable a los sistemas de la primera, a la vez que dan margen para introducir pequeñas modificaciones a lo largo del proceso como en la segunda.

¿Dónde podemos aplicar la automatización de procesos industriales?

Como hemos mencionado, en la actualidad automatizar procesos es posible en empresas de todo tipo, desde las más pequeñas hasta empresas con cadenas de producción muy complejas.

Su implementación resulta muy importante en la industria automovilística, el sector de la alimentación o la metalurgia, así como en la industria química y farmacéutica. En nuestro blog te contamos dónde implementar soluciones RFID puedes descubrir cómo ayuda en cada uno de los sectores que más explotan su aplicación.

El RFID y la automatización industrial

¿Qué tecnologías podemos utilizar para automatizar las empresas? Existen desde dispositivos, máquinas, robots e incluso software. El RFID es una tecnología que también permite automatizar muchos procesos o fases de la cadena de suministro.

El RFID permite identificar y transmitir la información de un objeto, a través de ondas de radiofrecuencia. Para hacerlo, necesitamos una etiqueta RFID, la cual permite almacenar, transmitir o identificar esos datos.

Para la lectura de esta etiqueta y los datos contenidos, necesitamos un lector y una antena RFID, que identificará el tag y leerá a distancia el contenido de la etiqueta inteligente pegada al objeto. Dependiendo del tamaño del almacén y de su configuración también puede ser necesario instalar arcos de lectura o portales RFID.

La tecnología RFID es una de las aplicaciones que permite un mayor nivel de automatización industrial. Tiene mucha importancia en ciertos procesos de la cadena de suministro, procesos muy repetitivos que con esta tecnología evitan los errores y la intervención humana.

Trazabilidad y control de la producción

Al fabricar un producto, del tipo que sea, necesitamos materiales para su elaboración final. Para clasificar, distribuir dentro de la fábrica y hacer un seguimiento de piezas o materiales, las etiquetas RFID y los dispositivos RFID permiten identificar de manera rápida y automatizada todo el stock.

Una ventaja frente a los códigos de barras es que la tecnología RFID permite leer etiquetas en grandes cantidades, sin necesidad de abrir paquetes, agilizando e incrementando la exactitud del inventario.

La entrada y salida de productos dentro del almacén es cada vez más fácil con esta tecnología.

Logística

El RFID es la tecnología más utilizada en el mundo para automatizar y controlar los procesos logísticos.

La logística es un proceso complejo que conlleva el seguimiento de cada uno de los productos que entran y salen del almacén, unido a los que vuelven en caso de devolución. Con el RFID el envío de pedidos erróneos o incompletos desaparece casi en el 100% de los procesos logísticos.

Con la aplicación del RFID podemos saber si los productos cargados son correctos o no para el envío en curso. En caso negativo, a través de notificaciones y alarmas podremos saber si una expedición es errónea.

Punto de venta

En la tienda o el comercio también podemos controlar mucha información sobre los productos. Las etiquetas permiten un control total del stock, evitando roturas o pérdidas, además de gestionar una reposición de manera rápida.

Además, las etiquetas RFID tienen otra ventaja frente a los códigos de barras. Al permitir un almacenamiento mayor de datos, no sólo la empresa se beneficia. El cliente puede obtener una trazabilidad completa de los productos, algo muy valorado en el sector del fashion retail.

Ya ves que el RFID tiene múltiples ventajas. El RFID permite conocer el flujo de todas las operaciones, optimizar la cadena de suministro en muchos puntos, incluso en los críticos y reducir la merma de artículos. Estas soluciones suponen una reducción de los costes operativos y un aumento de los beneficios.

¿Quieres implementar las mejores soluciones RFID? Puedes empezar a revolucionar tu cadena de suministro. En Bionix Technologies somos fabricantes tanto del hardware como del software, podemos adaptarnos a las necesidades de nuestros clientes y a las particularidades de cada cadena de suministro.

Abrir el chat
¿Necesitas ayuda?
Hola ¿en qué podemos ayudarte?